background

Fuerteventura, otro mundo bajo el mar

Fuerteventura es un paraíso natural. Lo dice la UNESCO, que ha declarado la isla entera Reserva Mundial de la Biosfera. Y lo dice todo aquel que la conoce. Pero además de las joyas naturales que están por todos lados a la vista de los ojos, sus aguas esconden otro mundo lleno de maravillas, miles de especies, colores, extrañas formaciones volcánicas… Un deleite para los amantes del submarinismo y para cualquiera que, con unas gafas y un tubo de esnórquel, se aventuren a descubrir los tesoros que guarda el mar de Fuerteventura.

Buceo para todos

Toda la costa de Fuerteventura, con más de 300 kilómetros, posee en sí misma una belleza y un valor natural incalculable. Para practicar buceo, submarinismo y esnórquel, sobre todo la costa este, más calma y resguardada que por el lado opuesto, ofrece una cantidad innumerable de lugares que invitan a adentrarte en el fondo marino.

Tanto en el norte como en el centro y en el sur, existe una amplia oferta de escuelas de buceo profesionales que te llevarán a los mejores puntos de inmersión de la isla. Pero las maravillas del mar de Fuerteventura no son sólo para ser admiradas para profesionales y buceadores experimentados. Cualquiera puede, tan solo con unas gafas de esnórquel, descubrir todo un mundo lleno de vida bajo el agua.

Además, el magnífico clima de la isla permite sumergirse en el agua para descubrir tesoros acuáticos en cualquier época del año.

Hogar de miles de especies

En las aguas de Canarias convergen elementos tropicales y subtropicales, atlántico−mediterráneos y macaronésicos, entre otros, dando lugar a un rico y variado catálogo de especies.

Abundan sobre todo peces de todas las formas, tamaños y colores: viejas, meros, abades, sargos, morenas, chuchos, angelotes, sardinas,  boquerones, atunes, pez espada…

No faltan otros animales acuáticos que alegran la vista, como estrellas de mar, distintas familias de tortuga, cangrejos, corales y más de veinte especies distintas de mamíferos marinos: delfines, cachalotes, ballenas…

En cuanto a la flora, el fondo marino que rodea Fuerteventura es un enorme jardín de formas y colores de gran belleza.

Sumérgete en las aguas majoreras y descubre este mundo bajo el mar.