background

Vacaciones en Costa Calma: cuatro cosas que hacer en esta localidad sureña de Fuerteventura

La localidad de Costa Calma, situada al sur de la isla dentro del municipio de Pájara, es la puerta de entrada a las mundialmente conocidas Playas de Jandía. Un remanso de paz y tranquilidad donde combinar una experiencia vacacional tradicional con un amplio catálogo de actividades y servicios.

Costa Calma tiene unas playas impresionantes, una planta alojativa variada y moderna y una amplia oferta para todo tipo de actividades, te contamos algunas de ellas y te animamos a descubrirlas todas.

Sorpréndete con las playas

Sin lugar a dudas, Costa Calma alberga algunas de las playas más paradisiacas que puedes encontrar en la isla. Kilómetros de arena fina y dorada y aguas tranquilas y transparentes ocupan toda la costa de la zona. Costa Calma, Playa Barca, Playa Esmeralda, Playa del Viejo Rey… elige tu favorita o mejor, visítalas todas, cada una es un paraíso en sí misma.

Windsurfing y kiteboarding en las mejores condiciones

Costa Calma es la meca de los deportes náuticos de viento en el sur de Fuerteventura. Escuelas de máximo nivel ofrecen todo tipo de facilidades para disfrutar de estas fascinantes disciplinas a todos los niveles. No en balde, en una de sus playas se celebra cada año una prueba del Campeonato del Mundo de Windsurfing y Kiteboarding, en los meses de julio y agosto.

Sicasumbre: vamos a ver estrellas

Pero no sólo de costa y mar está hecha la isla. La oferta de actividades y recursos se extiende también hacia el interior. Una de las actividades más novedosas que ofrece Fuerteventura, dadas sus magníficas condiciones lumínicas y geográficas, es el avistamiento de estrellas. Desde el mirador de Sicasumbre, que además es una auténtica obra de arte, no dejes de admirar el cielo nocturno plagado de estrellas.

Bioturismo en el Oasis Park

A menos de 10 kilómetros de Costa Calma se encuentra La Lajita, pequeña localidad costera que acoge el Oasis Park Fuerteventura, un zoológico y parque botánico de grandísimas dimensiones que acoge una cantidad y variedad de especies animales y vegetales incalculable. Darte un baño con los leones marinos es una de las actividades más divertidas que puedes hacer en tu visita.